Plomo en el agua que bebemos

El plomo es un elemento considerado tóxico (de hecho, la OMS la incluye en su lista de diez elementos más perjudiciales para la salud pública) y que tiene un efecto cumulativo en los organismos. A medida que nos exponemos a él, nuestros órganos lo van almacenando dando lugar a diversos síntomas. Los niños de corta edad son particularmente vulnerables porque, según la fuente de contaminación de que se trate, llegan a absorber una cantidad de plomo entre 4 y 5 veces mayor que los adultos.

Igual que ocurre con otros elementos presentes en el agua potable, las autoridades sanitarias determinan cuál es la cantidad considerada “segura”. En el caso del plomo, el nivel de exposición deseable se fijó en cero, lo cual demuestra lo nocivo que es para nuestra salud. Debido a que la contaminación del agua puede ocurrir también después de que este salga de las instalaciones depuradoras (por ejemplo, entrando en contacto con tuberías corrosivas) las autoridades no son capaces de asegurar que el agua que bebemos carece de plomo. Nuevamente, cito aquí a la OMS (abajo encontraréis el link con la información completa), que recoge algunos de sus efectos:

- Se estima que en los niños la exposición al plomo causa cada año 600.000 nuevos casos de discapacidad intelectual.

- El plomo se distribuye por el organismo hasta alcanzar el cerebro, el hígado, los riñones y los huesos y se deposita en dientes y huesos, donde se va acumulando con el paso del tiempo. Para evaluar el grado de exposición humana, se suele medir la concentración de plomo en sangre.

- No existe un nivel de exposición al plomo que pueda considerarse seguro.

- La intoxicación por plomo es totalmente prevenible.

Considerando toda esta información, y establecida la incapacidad de las autoridades de protegernos completamente de él, no está de más disponer de un sistema que purifique el agua ahí donde se vaya a consumir. Los elementos Black Berkey® son capaces de reducir el plomo en el agua en como mínimo un 99.9% (podéis encontrar abajo un enlace con las analíticas de laboratorio que así lo demuestran). Además, su rendimiento se mantiene incluso después de haber filtrado más de 750 litros de agua. Así podemos estar seguros que el agua que tomamos y el que toma nuestra familia es de máxima calidad, purificado, saludable, y exhaustivamente testado.

Por último, me gustaría recordar que además del agua, existen otras fuentes de contaminación de las cuales podemos protegernos, os recomiendo leer el artículo de la OMS para encontrar más información sobre ellas.

Para leer el artículo dedicado al tema del plomo por la OMS: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs379/es/

Para ver los resultados de las analíticas rigurosas hechas por Berkey, sigue este enlace (en inglés): http://berkeywaterkb.com/wp-content/uploads/2016/07/Black-Berkey-Lead-Reduction-Test-Report.pdf

 

Layla Palomo