¿Conoces las consecuencias de beber agua embotellada?

5 Razones por las que lo debes evitar


El consumo de agua embotellada aumenta cada vez más debido a su conveniencia y a la creciente desconfianza de la población sobre el agua que sale del grifo. Sin embargo, ¿la solución es realmente mucho mejor que el problema...? Te invitamos a reflexionar sobre ello con estas razones que quizá te hagan replantear su consumo:


1. Privatización de un bien considerado público
El acceso a agua potable y saludable se considera un derecho que el Estado debería poner al alcance de su población. Sin embargo, en varios países de la UE (incluida España) el agua que sale de nuestro grifo no es apto para consumo debido a que en ella se encuentran químicos y pesticidas o metales pesados. No es de extrañar que los ciudadanos busquen tomar cartas en el asunto y encuentren en el agua embotellada una alternativa más segura. Aquí es importante recordar que existen también otras opciones (como un purificador de agua).


2. En manos de grandes compañías que pertenecen a la industria de bebidas
refrescantes. 

En este contexto de falta de respuesta del Estado, hay compañías que ven una oportunidad en el mercado. Con tal de convertir el agua en un bien de lujo, estas compañías invierten grandes sumas de dinero y trabajo en aumentar las dudas y inseguridades de sus consumidores acerca de la calidad del agua pública y en crear estrategias de marketing que incluyen asignar nuevas propiedades para ella ("virgen" u "orgánica") que convierten el agua de toda la vida en algo que parece especial. Hay que recordar que en primer lugar su objetivo es ampliar su margen de beneficios. 


3. Contaminación resultante de botellas de un solo uso que causan un gran
problema. 

Y esa reflexión nos lleva al siguiente punto. Si el gobierno entrega su suministro de agua a una empresa de bebidas, se quedará luego con la tarea de recoger y desechar todas esas botellas descartadas y de gestionar sus desechos, lo cual es infinitamente más caro y mucho menos sostenible que asegurar una infraestructura adecuada desde un principio.


4. Conformidad con que el Estado no provea, y el problema sea cada vez mayor. 
En este marco de abandono de la infraestuctura pública existente en favor de un suministro de agua privado, es sólo cuestión de tiempo que ésta se deteriore cada vez más hasta llegar al punto que el importe necesario para arreglarlo es tal que ya no será viable. Es un futuro triste teniendo en cuenta, además, que el Estado no parece ser capaz de proveer a sus habitantes de agua sana y segura con los impuestos que recauda a tal efecto.


5. El coste real del agua? 
Finalmente, otro punto importante a preguntarse es cuántos recursos se han movilizado a nivel económico y de logística para producir una pequeña cantidad deagua envasada. En otras palabras: cuántas personas han estado involucradas? Cuánta maquinaria? Cuánta electricidad? Cuánta gasolina se ha gastado para que puedas entrar en el supermercado y recoger una botella de litro en el súper? Hace años, cuando trabajé en mi primer trabajo de verano en un área de servicios de autopista, un cliente me hizo un comentario que se me quedó grabado para siempre. Compró una botella de agua y cuando le indiqué el precio me contestó: "Sabes que ese precio desorbitado no es por el agua en sí, verdad? Es por el envase."


Hay soluciones mejores
Por suerte, también hay alternativas que se pueden considerar. Para asegurar un agua limpia y saludable que sea a la vez económica y sostenible existen los sistemas de purificación de agua. En nuestra tienda online (www.berkeyagua.es) puedes consultar toda nuestra gama de productos, que se adaptan a las necesidades de cada hogar.

 
Redactado por http://www.berkeyagua.es

Layla Palomo