La contaminación omnipresente de plásticos en el agua potable

Según difundió la organización periodística Orb Media, un equipo científico quiso comprobar la presencia de plásticos en el agua que se califica como apto para el consumo humano, tanto de grifo como embotellada. El estudio reveló que el 93% de las aguas embotelladas presentan micropartículas de plástico y, en Europa, el 72% del agua de grifo.

Los contaminantes radiológicos

Los contaminantes radiológicos en el agua, conocidos también como radionúclidos, son sustancias radioactivas indeseadas que han entrado al torrente del agua. Generalmente, los radiológicos presentes en el agua potable de manera natural incluyen, “…isotopos de radio, uranio y radón, entre otros. Hoy en día, los productos de fisión procedentes de reacciones nucleares hechas por el hombre son también motivo de preocupación, particularmente el cesio y el iodino.”(1)

(...) Tu mayor protección contra los radiológicos en el agua es disponer de un purificador de agua que ha sido rigurosamente analizado en cuanto a su capacidad de elimnar radionúclidos por debajo de niveles detectables. En una situación de emergencia, los sistemas de purificación Berkey son portátiles, viajan con facilidad y funcionan sin electricidad ni presión de agua, haciendo de ellos la herramienta de supervivencia por excelencia.

Agua que hidrata

Cuando estudiaba recuerdo una clase en la que el profesor explicó cómo nos hidratamos físicamente, es decir, cómo el agua entra en las células de nuestro cuerpo. Resulta que tenía que ver con un sistema de “puertas”, un llamado canal sodio-potasio que funciona así como una esclusa: cuando el sodio llega a la membrana, el nivel de potasio baja y ésta se abre, de manera que pueda entrar el agua en ella.

Sin entrar en rollos técnicos, la conclusión que me llevé ese día es que para poder hidratarnos, es necesario que el agua que consumamos lleve algo de sodio.

¿Conoces las consecuencias de beber agua embotellada?

El consumo de agua embotellada aumenta cada vez más debido a su conveniencia y a
la creciente desconfianza de la población sobre el agua que sale del grifo. 
Sin embargo, ¿la solución es realmente mucho mejor que el problema...? Te invitamos
a reflexionar sobre ello con estas razones que quizá te hagan replantear su consumo...

La relación entre la alcalinidad y nuestra salud

Numerosas fuentes apuntan a una relación entre la salud de nuestro cuerpo y su nivel de alcalinidad o acidez. Debajo de este artículo encontrarás algunas, ¡pero una breve búsqueda revelará muchísimas más! Como existe bastante controversia al respecto y abunda la información que desmiente o afirma esta teoría, hemos decidido hacer un pequeño repaso.

 

Antes de nada, recordemos que el nivel de alcalinidad o acidez se miden mediante la escala PH, cuyos valores van desde el 1 (ácido) al 14 (alcalino), siendo el 7 su punto neutro. ¡Entremos en la controversia!

El ayuntamiento de La Bisbal d’Empordà instala filtros de carbón activo

A finales de julio se detectaron niveles excesivos de herbicidas en el agua municipal de La Bisbal d'Empordà, obligando a cerrar su suministro a la población durante casi dos semanas. A raíz del incidente, el alcalde decidió instalar unos filtros de carbón activo para diluir los pesticidas, luego de lo cual el Departamento de Salud considerará si el agua vuelve a ser apta para consumo.

Es un ejemplo actual del riesgo que puede acarrear beber o cocinar con agua del grifo...

Plomo en el agua que bebemos

El plomo es un elemento considerado tóxico (de hecho, la OMS la incluye en su lista de diez elementos más perjudiciales para la salud pública) y que tiene un efecto cumulativo en los organismos. A medida que nos exponemos a él, nuestros órganos lo van almacenando dando lugar a diversos síntomas. Los niños de corta edad son particularmente vulnerables porque, según la fuente de contaminación de que se trate, llegan a absorber una cantidad de plomo entre 4 y 5 veces mayor que los adultos.

La importancia de filtrar el agua de ducha

El agua del grifo (y por consiguiente de la ducha) contiene altos niveles de cloro, ¡a veces incluso en cantidades superiores a las que se consideran seguras en una piscina! Este químico puede tiene efectos perjudiciales para la piel, aun cuando la manifestación de los síntomas varíe por persona.

Eres lo que comes (y bebes…)

En el suministro de nuestro agua público se aplican diversas medidas para que el agua llegue como agua potable a nuestros hogares. Esto incluye procesos de filtración y tratamientos químicos para así eliminar contaminantes. Sin embargo, algunos contaminantes sobreviven a este proceso y, además, los aditivos químicos pueden añadir nuevos contaminantes al agua, posiblemente perjudiciales para nuestra salud. ¿Qué hacer?